viernes, 5 de diciembre de 2014

Argentina pone fin a las grasas trans



Cardiólogos festejan el fin de las grasas transFuente: AFP - ANMAT.- Argentina se convirtió en el tercer país del mundo y el primero de Latinoamérica en arrinconar por ley las grasas trans, usadas por la industria para mejorar el aspecto pero responsables de un aumento de la mortalidad por enfermedades. La La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) tiene en marcha la campaña "Argentina 2014 libre de grasas trans", entre cuyos objetivos se encuentran los de Informar al consumidor sobre qué son las grasas trans, sus efectos perjudiciales para la salud y la necesidad de disminuir su consumo, y Dar a conocer la nueva reglamentación sobre grasas trans (artículo N° 155 tris del Código Alimentario Argentino)


Cualquier producto alimentario vendido en Argentina podrá tener un máximo de un 5% de grasas trans del total del contenido en grasas, que se sumará al límite del 2% impuesto en aceites vegetales y margarinas desde 2012. Con la aplicación de la nueva normativa, que sigue los pasos de las normas aprobadas en Suiza y Dinamarca, “ se estima que puede haber una reducción de 1.500 muertes anuales asociadas a enfermedades coronarias y unos 5.000 eventos vasculares menos, como infartos, anginas o accidentes cerebrovasculares”, dijo a Efe el viceministro de Salud argentino, Jaime Lazovski. Los datos facilitados por Lazovski coinciden con el estudio de “Evaluación del impacto sanitario y económico de las políticas para eliminar grasas trans” del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria.
El director del estudio, Adolfo Rubinstein, consideró que los beneficios serán especialmente significativos en poblaciones de nivel socioeconómico más bajo, donde el consumo de grasas trans es mayor, y permitirá ahorrar al sistema sanitario argentino “hasta 100 millones de dólares en tratamientos”.
La reforma del código alimentario fue aprobada por el Congreso argentino en 2010 y se concedieron cuatro años a la industria para adaptarse. “ A partir de ahora, ya no se pueden fabricar productos que contengan más del 5% de grasas trans, pero el proceso de todo lo que se ha elaborado hasta hoy y que va a seguir circulando en góndolas de supermercados permanecerá hasta abril” , puntualizó el viceministro de Salud.
En este tiempo se ha detectado una reducción de estas grasas en todos los productos alimentarios, pero algunos todavía siguen por encima de los límites, como algunos “baños de repostería, alfajores, productos de panadería, barras de cereal y galletitas”, indicó Allemandi a partir de los resultados obtenidos por la FIC Argentina en un recorrido por supermercados.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Entrevista a Thomas Piketty: "El capitalismo debe volverse el esclavo de la democracia y no lo contrario"



Fuente: Página/12.- Es el “gurú mundial” del momento, pero su investigación demuele los mitos impuestos por los economistas tradicionales. Explica los alcances de la desigualdad a la que lleva el actual desarrollo y la necesidad de la regulación pública del capital para contrarrestarla. En este principio del siglo XXI hay un riesgo muy serio de que volvamos a las desigualdades del XIX. Esto ya es una realidad en algunos casos y en otros no. Es cierto, en la teoría de Marx había una salida económica al proceso. Había una contradicción entre el descenso de la tasa de beneficios que iba a conducir a una catástrofe final y al fin de este sistema. Puede que mis conclusiones sean todavía más pesimistas porque, desde un punto de vista estrictamente económico, no hay salida. El rendimiento del capital puede mantenerse a un nivel elevado, en particular porque siempre hay ganancias oriundas de la productividad, de las innovaciones tecnológicas, del crecimiento de la población. A pesar de una acumulación creciente del capital, el rendimiento se mantiene a un nivel superior a la tasa de crecimiento. En todo caso, sería un error pensar que una salida puramente económica –o sea el descenso de los beneficios– va a resolver esta contradicción. Mis conclusiones son pesimistas desde un punto de vista económico pero optimistas desde el punto de vista político. Hay soluciones políticas a este problema. La institución fiscal, social o educativa permite organizar ese proceso de acumulación del capital de una forma más igualitaria y por el bien común. (...) La propiedad privada, el capitalismo, las fuerzas del mercado deben estar al servicio de la democracia y del interés general. El capitalismo debe volverse el esclavo de la democracia y no lo contrario. Hay que utilizar las potencialidades del mercado para enmarcarlas severamente, radicalmente si es necesario, para ponerlas en la buena dirección. Es perfectamente posible (...) Cuando la desigualdad, en particular la desigualdad patrimonial, se torna extrema, esa desigualdad no es solamente inútil para el crecimiento sino que incluso puede perjudicarlo. Esa desigualdad se vuelve un freno a la movilidad, un factor de perpetuación de la desigualdad en el tiempo y, también, se convierte en una verdadera amenaza para nuestras instituciones democráticas. Una concentración importante del poder del dinero conduce a una concentración demasiado importante del poder de influencia en los medios, en la vida política. (...) Tenemos que tomar muy en serio la cuestión de saber cómo se limita a través del Estado de derecho y de instituciones muy fuertes ese control del dinero. (...) La desigualdad rompe el contrato social, rompe el principio de igualdad frente a la ley, de igualdad frente al sufragio universal. Cuando tenemos una desproporción extrema de los medios financieros tenemos también una desproporción extrema de los medios de influencia en la vida política. La desigualdad también rompe el lazo social y cívico por medio del cual se acepta que se pongan en común importantes recursos para financiar el bien público, la protección social, los servicios públicos. Si las clases medias, las clases populares, tienen la duradera impresión de que pagan más impuestos que los ricos, el consenso fiscal se rompe, o sea, el consenso que hace posible que todos acepten pagar una parte importante de los recursos producidos para financiar el acceso a la educación, a la salud, a las infraestructuras. Toda esa aceptación de la vida en común termina potencialmente en tela de juicio con la secesión a los más ricos. Si queremos una democracia real necesitamos instituciones sociales y políticas que enmarquen la propiedad privada, que limiten la acumulación entre algunas manos. Desconfío mucho de los discursos –a menudo muy hipócritas, que se escuchan en muchos países– sobre la idea abstracta de la igualdad. A veces se sirven de ellos para rechazar el impuesto progresivo, para justificar –en Francia y en otros países– que se invierta tres o cuatro veces más en los sectores educativos donde van los hijos de las elites antes que allí donde van los hijos de las clases populares. Y todo eso con una buena conciencia republicana. El principio abstracto de la igualdad es proclamado muy a menudo para justificar desigualdades perfectamente reales, extremas. Siempre hay que poner en tela de juicio ese principio, deconstruir esa proclamación (...) hay que acostumbrarse al hecho de que un crecimiento del 5 por ciento anual, como ocurrió en las décadas de la posguerra, no continuará eternamente. Hay que acostumbrarse a vivir con un crecimiento estructuralmente más lento, más limpio. Lo que hace falta, sobre todo, es más transparencia en la distribución social del crecimiento. Es absolutamente preciso contar con más información democrática y verificable sobre la forma en que los diferentes grupos sociales, los diferentes grupos de ganancias y de patrimonio se benefician o no con el crecimiento (...) La meta de los impuestos es poder producir bienes públicos. El impuesto es interesante por lo que permite hacer. Si usted mira la situación en Europa, los países más ricos, los más competitivos, Dinamarca o Suecia, tienen una tasa impositiva obligatoria del 40 por ciento al 50 por ciento. A su vez, los países más pobres como Bulgaria o Rumania tienen una tasa impositiva del 20 por ciento. Si bastara con pagar pocos impuestos para ser ricos, Bulgaria o Rumania serían más ricos que Dinamarca o Suecia. Pero no es así como funciona. Tener impuestos elevados puede ser bueno para el desarrollo económico, siempre y cuando se utilicen esos altos impuestos para financiar los servicios públicos, las infraestructuras colectivas, la educación, la salud. Leer nota completa...

lunes, 24 de noviembre de 2014

Toussaint: las políticas económicas de la Reserva Federal de EEUU y del Banco Central Europeo "están ligadas a una ofensiva del gran capital contra los derechos humanos"



Éric Toussaint, tras la entrevista. ROGER XURIACHFuente: publico.es.- El doctor en Ciencias Políticas Éric Toussaint ha estado estos días en Barcelona para presentar Bancocracia (Editorial Icaria), su nuevo libro, donde denuncia las manipulaciones y los crímenes que, a su juicio, llevan cometiendo los bancos privados con la connivencia de los gobiernos y los bancos centrales desde que estalló la crisis económica. Toussaint, en una charla con Público, reconoce haber concebido esta obra como un "instrumento pedagógico para que la ciudadanía entienda mejor la opacidad de los grandes bancos privados internacionales", a los que acusa de interconectarse "con promiscuidad, complicidad y sin precauciones" con el poder político.


Para el desarrollo del libro, el politólogo ha analizado las medidas empleadas por el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de los Estados Unidos a la hora de frenar la crisis. Y de sus conclusiones extrae que estas políticas "están ligadas a una ofensiva del gran capital contra los derechos humanos". Para Toussaint es absurdo pensar que el BCE y la Comisión Europea comprimen el gasto público de sus miembros con el objetivo de favorecer las economías periféricas y reducir asimetrías. "Lo que realmente buscan es que la producción europea sea más competitiva en un mercado mundial frente a EEUU, China o Japón. Por eso necesitan más desempleo y salarios cada vez más bajos, aunque para ello tengan que reducir la protección social de los ciudadanos a unos niveles que no se veían desde el final de la Segunda Guerra Mundial", explica. 
El libro es también un alegato a favor de la socialización del sector bancario, una de las medidas que Toussaint propone "de forma radical" para poner freno al capitalismo financiero. "El sector del ahorro, crédito e inversión es demasiado serio para la sociedad como para dejarlo en manos del interés privado y capitalista. Pensar que los bancos privados internacionales pueden volver a disciplinarse es una utopía", sostiene. A efectos prácticos, y en clave española, el politólogo cree que "hay que expropiar a gigantes financieros como el Banco Santander o el BBVA. Separar la parte que reciben del ahorro y mantener el espacio para la inversión a través de cooperativas que permitan un control ciudadano de su funcionamiento". Lo mismo opina sobre el sector energético: "Hay que ir más allá de la mera nacionalización. Los sectores prioritarios deben definirse en un marco de servicio público". Leer nota completa...

jueves, 23 de octubre de 2014

El gobierno de la Ciudad de Bs. As. quiere instalar un McDonalds en el Hospital Gutiérrez



Fuente: Diario Registrado.- La primera vez que lo había propuesto, aquel proyecto perdió estado parlamentario por no haberse tratado en dos años. Pero ahora, el jefe de gobierno, Mauricio Macri, lo hizo otra vez. El líder del PRO elevó a la Legislatura porteña el proyecto para ceder por 20 años a la Asociación "Casa de Ronald McDonald", una parte del predio del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez para que sea utilizado como sitio de esparcimiento para los familiares de los internados.
La primera versión fue redactada en 2012, pero nunca llegó a ser aprobado por los legisladores que se oponen firmemente a la iniciativa, al igual que los trabajadores del hospital.
El texto de la iniciativa contempla el otorgamiento de un permiso de uso a tí­tulo gratuito y precario, sobre un terreno perteneciente al Gobierno de la Ciudad sito dentro del Hospital por el plazo de 20 años.
La excusa que pone de por medio la empresa multinacional es proveer un sitio de descanso especial para los familiares de los niños internados en terapia intensiva de neonatología, polivalente, intermedia y cardiovascular.
La insólita propuesta sorprende por la hipocresía de instalar un servicio de comidas rápidas -cuya influencia en la multiplicación de enfermos de obesidad en los Estados Unidos está ciertamente comprobada- en un espacio que se dedica a cuidar la salud de las personas.
En lugar de este auténtico papelón, los legisladores del macrismo podrían redactar proyectos para garantizar el mantenimiento de los centros de salud, así como, el otorgamiento de los justos salarios que vienen reclamando los profesionales de la salud hace varios meses.

viernes, 17 de octubre de 2014

Red Bull pagará US$13 millones a consumidores ´por no dar alas´




Fuente: RPP Noticias (Perú) - Imágen: scientiablog.com.- La empresa austriaco tailandesa productora de la bebida energética Red Bull tendrá que pagar 13 millones de dólares a los consumidores que se sintieron engañados con su célebre eslogan "Red Bull te da alas".  Esto luego que la justicia estadounidense, en atención a sus estrictas leyes de protección al consumidor, fallara a favor de una demanda colectiva contra la compañía por publicidad engañosa. Según el acuerdo, la empresa indemnizará con un reembolso de 10 dólares en efectivo o de 15 dólares en productos a las personas que adquirieron la bebida entre el 1 de enero de 2002 y el 3 de octubre de 2014 y que se sintieron decepcionados con la experiencia. 
Los consumidores, antes tendrán que llenar un formulario solicitando la compensación. Vale precisar que la indemnización es válida solo para los que compraron la bebida en Estados Unidos. 
La sanción no solo atiende la demanda sobre la falsedad de la promesa de que le bebida energizante "te da alas", sino, además, cuestiona que estimule el desempeño físico o mental. 
“Estas prácticas cuestionables significan que la publicidad de Red Bull no sólo es exagerada, sino que además es engañosa y fraudulenta. Incluso ante la falta de evidencia científica de que tomar una Red Bull no te aporta más beneficios que una taza de café, la empresa insiste en que su producto es una fuente superior de ‘energía’, justificando su costo muy superior al de otras fuentes de cafeína”, argumenta la demanda según informó el diario británico Daily Mail.
Por su parte, la empresa informó que resolvió allanarse a la demanda para evitar los costos y las distracciones de un juicio, sin embargo, aclararon que su "publicidad y etiquetados siempre han sido certeros y verídicos", por lo que negaron "cualquier intención de causar confusión en los consumidores”.